Quiénes somos

SALUDO DE LA COMUNIDAD REDENTORISTA

Desde la Comunidad Redentorista de Zaragoza te damos la bienvenida y esperamos que siempre nos encuentres cerca de ti.
La comunidad redentorista de Zaragoza está integrada por 6 religiosos:

· P. Jorge Ambel Galán (Superior y Párroco)
· P. Victor Manuel Ballesteros García
· P. Dionisio Fernandez Campo
· P. Agustín Rojo Poyán
· P. Cipriano Chaverri
· Hno. Alejando López Castillo

Nuestro carisma misionero nos impulsa a abrir las puertas del corazón para ofrecer la buena noticia de la sobreabundante redención de Dios a todos los que necesitan una esperanza nueva y una luz en el camino.

Aunque algunos de nosotros somos mayores, toda la comunidad está implicada en la misión en la parroquia y, cada uno desde sus posibilidades, estamos al servicio de la Iglesia.

San Alfonso, nuestro fundador, fue un hombre entregado y apasionado por la misión y gastó su vida en el anuncio del evangelio a los más pobres.

Como consagrados, deseamos vivir en fidelidad al carisma que hemos recibido de San Alfonso, con creatividad y audacia misionera.

Desde estas líneas queremos transmitirte nuestra alegría por encontrarnos contigo y nuestra disponibilidad para ayudarte en lo que podamos.

Deseamos que nuestra comunidad sea una casa acogedora en la que el socorro perpetuo de la Virgen se encarne en nosotros.

Esperando poder saludarte personalmente, te enviamos un  afectuoso saludo en Cristo Redentor.

HISTORIA DE LOS REDENTORISTAS EN ZARAGOZA

Fechas:
· 19 de mayo de 1945: llegan a Zaragoza el P. Pedrosa y el H. Agustín para abrir la fundación.
· 12 de octubre de 1946: Erección canónica de la casa.
· 28 de Julio de 1948: La comunidad pasa a vivir en la nueva casa.
· El 8 de agosto de 1948 : Inauguración de la nueva residencia.
· 20 de mayo de 1951: Bendición solemne de la nueva iglesia por el Obispo de Huesca Mons. Lino.

Un largo sueño

La presencia de los redentoristas en Zaragoza, gran ciudad, centro de comunicaciones y capital de Aragón con amplio territorio y numerosos poblados para ejercer nuestro carisma de la misión popular, fue un sueño largamente incubado.

Después de muchas tentativas y de llamar a muchas puertas y superar muchas dificultades, en 1945 Mons. Lino Rodríguez, obispo de Huesca, firmó la autorización, siendo Provincial de los redentoristas el P. Carlos Otero, para edificar casa e Iglesia dentro de los límites de la parroquia de Santa Engracia, cuya enmarcación dependía entonces de su jurisdicción.

Hay que destacar que Don Lino era muy devoto de la Virgen del Pilar a la que visitaba siempre que venía a Zaragoza. Y también del Perpetuo Socorro, ya que una tía suya y una sobrina se llamaban Socorro. Admiraba mucho a San Alfonso por sus escritos dirigidos al pueblo sencillo; y estimaba a los redentoristas por su labor de las misiones populares. Conoció a los redentoristas cuando vivía en Granada, en donde fue Vicario general de la archidiócesis.

El 8 de junio de 1945 Mons. Lino bendijo la primera piedra de la iglesia y residencia en la avenida Héroes del Alcázar, antiguamente del Ferrocarril. La ceremonia contó con la asistencia de las autoridades de la época: el nuevo P. Provincial Cipriano Zabalza, la presidenta de la Archicofradía del Perpetuo Socorro que funcionaba ya en la parroquia de Sta. Catalina. Los padrinos de la misma fueron el Sr. Alcalde, Don Juan José Rivas y su esposa Carmen Estremera, que lo serán también de honor en la bendición del templo por el mismo prelado el domingo 20 de mayo de 1951. En dicho acto predicó el Vicario General de Zaragoza Hernán Cortés. Refiriéndose al obispo oscense, dijo que había querido dar mayores facilidades a los feligreses de Santa Engracia para alcanzar su santificación.

12 años funcionó como residencia de misioneros desde la cual recorrían misionando de dos en dos múltiples pueblos aragoneses y algunos catalanes. Aquí se formaban los redentoristas en el último año de noviciado pastoral bajo la batuta de expertos misioneros.

Iglesia del perpetuo Socorro

La mayoría de las personas que entran por primera vez en el templo del Perpetuo Socorro de Zaragoza, quedan sobrecogidos por la belleza y armonía de sus arcos, por los colores de sus vidrieras, por su artesonado y por la luminosidad del retablo desde donde brillan los oros del icono y reparten ternura los ojos de La Virgen.

El Icono llena toda la iglesia y se ve desde cualquier parte. La dimensión de la imagen es de 2,20 m. de alto por 1,50 m de ancho y está enmarcada en un arco del que penden en su parte superior 9 lamparitas rojas. Y debajo del cuadro otras 12 lamparitas similares y en otra línea inferior 5 azules, muy del gusto bizantino. El espléndido retablo y el icono de La Virgen, como el del Redentor y el de San José que presiden las naves laterales, son obra de los famosos hermanos Albareda.

Acompañan a La virgen a la derecha las imágenes de nuestro fundador S. Alfonso Mº de Liguori y San Gerardo Mayela y en la izquierda, San Clemente Hofbauer y Sta. Teresa de Jesús, de quien era muy devoto San Alfonso. En la pared derecha una pintura representa la tormenta en la que el comerciante ladrón del cuadro en Chipre ante el peligro del naufragio lo expuso ante los viajeros y así conjuraron el peligro. En la zona de la pared de la izquierda el Papa Pío IX entrega al P. General, P. Mauron acompañado de 13 redentoristas el icono del Perpetuo Socorro para que lo propaguemos por todo el mundo. Era el año 1866.

El templo es de estilo basilical bizantino con mezcla del mudéjar, tan típico de Aragón. Sus dimensiones son muy grandes. Mide 47 m. de largo por 20 de ancho y 17 de altura hasta el artesonado. El altar es de alabastro purísimo lo mismo que los dos púlpitos que adornan la entrada al presbiterio, regalo de un hermano empresario de los dos redentoristas hermanos Ricardo y Cirilo Alonso Yárritu.

 

Llevan una serie de molduras en que aparecen los cantos dorados y en la base luce en dos círculos el anagrama XRYSTOS de metal dorado. Todo el pavimento del presbiterio es de mármol. En las paredes está escrita sobre un friso de mármol y alabastro una inscripción en latín: MATER DE PERPETVO SVCCVRSV ORA PRO NOBIS.

El artesonado y las pinturas de la iglesia, de sus arcos y de la sacristía son obra del fino pintor y decorador Don Faustino Ramón.

Al coro se asciende desde la misma iglesia, unido a las espléndidas tribunas que recorren todo el cuerpo de la iglesia. Hay tres series de vidrieras de gran belleza e inspiración teológica.

Son de fina belleza la serie de pequeños arcos mudéjares que recorren toda la iglesia a la altura de las tribunas. Están inspirados en los que existen en el edificio de correos de Zaragoza.

La luz de la nave central no hiere, viene tamizada por las vidrieras que con sus colores y las lamparitas del retablo crean un ambiente de recogimiento propicio a la contemplación. En las paredes superiores campan una serie de ángeles que simbolizan la protección de Dios sobre los hombres.

Al hablar de este templo no podemos olvidar al P. Jesús Faus, y su enorme labor para terminar la iglesia en su rectorado de Zaragoza de 1953 a 1959. Al tomar posesión encontró la iglesia arquitectónicamente construida; pero faltaba casi todo: retablo, revestimiento de las columnas, decoración del artesonado, alzado de la torre, las campanas. Como si fuera poco la calle de Héroes del Alcázar era un barrizal. Por ella pasaba a cielo abierto el tren de Barcelona y en las zanjas de las vías pastaban las ovejas.

Con su dinamismo, su simpatía y amabilidad en el trato se ganó muchas amistades y muchos donativos para el templo. El principal bienhechor fue el gobernador civil Don José Manuel Pardo de Santayana, cuya mujer e hija primogénita llevaban el nombre de María del Socorro.

Nos queda por decir una palabra sobre las campanas. Se colocaron y bendijeron el 23 de junio de 1957, en plena novena. Las cuatro están bautizadas con nombres marianos: La mayor: “Santa María del Perpetuo Socorro ” costeada por el gobernador civil. La segund : “Nuestra Sra. Del Pilar” donación de los marqueses de Embid: Don Manuel Albareda y Dª María Pilar. La tercera con el nombre de “Virgen Inmaculada”, obsequio popular, ayudados por el Sr. Alcalde Don Luis Gómez Laguna y su mujer María de Valenzuela Acíbar y finalmente la cuarta: “Virgen de los Desamparados”, patrona de Valencia, pagada por el P. Faus, valenciano de pura cepa.

La construcción del templo empezó el 10 de febrero de 1947 y la bendición de la primera piedra fue el 8 de junio de 1947, por el obispo Don Lino y nuestro provincial de

entonces el P. Zabala. El arquitecto fue Don Joaquín Magione y la constructora INGAR (Ingenieros y Arquitectos Reunidos) . Se inauguró solemnemente el 20 de mayo de 1951. La colocación del icono realizado por los Hermanos Albareda fue en la Nochebuena del 1954.

Tras más de 50 años de historia, los Misioneros Redentoristas siguen empeñados en el anuncio de la Sobreabundante redención de Dios desde esta parroquia zaragozana que quiere seguir siendo una comunidad misionera al servicio de los más abandonados.

Perpetuo Socorro

Nuestro Sagrado icono es una imagen llena de historia y significado.
Descubre todo lo que hay en su interior

La Congregación

Te invitamos a descubrir más sobre la vida misionera y el carisma redentorista.

Avenida Pintor Francisco Goya, 7. 50006 Zaragoza. · Tel. 976 27 47 81 · zaragozaperpetuosocorro@gmail.com 
Política de Privacidad  · Aviso Legal